RADIOFRECUENCIA FRACCIONADA la revolución de los tratamientos antiage

La Radiofrecuencia fraccionada supone una revolución en la medicina estética con resultados intensos y una mínima recuperación.

¿Qué diferencias hay con la radiofrecuencia tradicional?

La Radiofrecencia es un tratamiento muy conocido y utilizado que da un salto de vértigo al aparecer la técnica fraccionada con microagujas, siendo ésta 800 veces mas potente que una radiofrecuencia tradicional.

El problema que se encuentra la radiofrecuencia tradicional es que tiene que transmitir la energía a través de la capa superficial de la piel por lo que la cantidad de energía está limitada porque si no provocaría una quemadura.

Con la nueva Radiofrecuencia fraccional con microagujas se resuelve este problema porque en cada disparo penetran en la piel previamente anestesiada 49 microagujas y en la punta de cada una de ellas es donde se transmite la energía. Así podemos dar unas energías muchísimo más altas en las capas profundas de la piel que es donde queremos estimular la producción de colágeno sin riesgo de dañar la epidermis.

El resultado es una piel más firme, más lisa y más rejuvenecida.

Una vez que se trata la piel comienza a producirse colágeno de forma progresiva siendo a los 2-3 meses cuando veremos el resultado óptimo. En este momento se hace una nueva valoración de la piel y veremos si es necesario hacer una segunda sesión.

El mantenimiento de la radiofrecuencia fraccional con microagujas es una sesión cada 6 meses en la mayoría de los casos.

¿Para quién va dirigido el tratamiento?

Lo pueden hacer tanto hombres como mujeres que empiecen a notar flacidez, tengan arrugas superficiales en las mejillas y tiene un resultado espectacular en las cicatrices de acné.

Si se empieza con una edad joven, es evidente que los resultados serán más óptimos ya que la piel no estará tan castigada y no estará en una fase de envejecimiento muy avanzada por lo que será más fácil hacer que el envejecimiento llegue más tarde.

¿Tiene efectos secundarios?

Normalmente no tiene ningún efecto secundarios, aunque puede ser normal que la zona donde se ha realizado la radiofrecuencia se ponga de color rojiza o salgan pequeños hematomas que desaparecerán a los 2 o 3 días. El tratamiento en si no duele tan solo se puede sentir una sensación de calor en la zona pero totalmente llevadera.

Deja una respuesta