Huele a Navidad…lo dice el fresquito que hace en la calle, los supermercados con sus turrones, las películas de los domingos por la tarde y todas esas lucecitas que han comenzado a iluminar las ciudades.

Es el mes de las emociones. El sentimiento agridulce cuando pensamos que se acaba el año. La nostalgia y el recuerdo de los que nos gustaría tener cerca, la felicidad de brindar con la familia por todo lo bueno que tenemos, y alegría al achuchar a los amigos con los que nos reencontramos con la excusa de que es Navidad.

Es el momento perfecto para quererte y mimarte. Verte radiante por fuera y sentirte bien, muy bien por dentro poniendo en valor todos los objetivos que has conseguido.

Diciembre es el mes de los eventos, fiestas, comilonas y reuniones familiares. Es la época en la que más altos nos ponemos los tacones, más purpurina se vende y más ocasiones tenemos para sentirnos guap@s.

Te propongo unos consejos para que los pongas en práctica y brilles esta Navidad:

Disfruta de las comilonas cuando toquen y el resto de los días, cuídate más que de costumbre. No dejes la dieta para el día 7 de Enero. Tenemos tendencia a ponernos la venda y tirarnos al ruedo de los mantecados…. Hazme caso, ¡te sentirás mucho mejor!

Haz un poquito de deporte todos los días, que el frio, los preparativos, Netflix y la mantita no sean una excusa para no hacer ejercicio, ¡muévete!

Pon al día tu pelo, aprovecha y hazte algún tratamiento para que esté más hidratado, brillante o liso. También puedes aprovechar para sorprender con un cambio radical.

No te olvides de tu piel. Como médica estética me veo en la obligación de recordarte la importancia de tener una buena higiene facial, no vale el “anoche llegué a las tantas”. Acuérdate también de hidratar cara y cuerpo. En estas fechas intenta beber más agua, acuérdate del mantenimiento de los tratamientos estéticos y si llevas tiempo pensando en probar algún tratamiento nuevo, ¡date el capricho!

Estás a tiempo de interesarte por cualquiera de los servicios que prestamos. Los que más demanda tienen estos meses son los que se emplean para disimular las ojeras, dar vitalidad a tus labios y que se vean jugosos, cambiar ese defectito de la nariz, tratar las arruguitas en frente y patas de gallo. También los destinados a eliminar las manchitas o algunos de los tratamientos de vitaminas o radiofrecuencia para ver tu piel con mejor aspecto y más hidratada.

Y si tienes alguien cerca que necesite un achuchón puedes animarl@ a cuidarse contigo sorprendiéndola ¡Con una de nuestras tarjetas regalo! ¿A quién no le gusta que le mimen?

Como te he dicho antes, la navidad es emoción y llegar a sentirse bien por fuera y por dentro es la magia que te hace brillar.

Deja una respuesta