He leído en prensa que en noviembre y diciembre la demanda de tratamientos medico-estético aumenta en más de un 70%. ¿Es cierto este dato?

Mi respuesta sería que la demanda de personas deciden realizarse un tratamiento aumenta en más de un 80%. Por lo menos en nuestras clínicas.

Y es que no es de extrañar, si pensamos que son fechas en las que tenemos la agenda cargada de eventos sociales, cenas de empresa, fiestas y reencuentros familiares.

Por otra parte también se puede justificar esta estadística con el cobro de paga extra y reparto de beneficios; sin dejar de lado el tío o la abuela que nos da un aguinaldo…

Al contrario que en los meses primaverales, en noviembre y diciembre las técnicas más solicitadas son la que se relacionan con la mejora de la piel, eliminación de arrugas, aumento de labios….el 95% son tratamientos faciales.

Y es que ¿A quién no le gusta verse bien? En general navidad es una época de recuento, repaso de objetivos cumplidos y otros que no se han llegado a lograr.

El bienestar está directamente relacionado con sentirse bien, estar centrado, tener fuerza de voluntad y en general contribuye a que todo funcione mejor. De ahí la frase…el cambio empieza en ti.

Si tengo que enumerar por orden de demanda, en primer lugar situaría los tratamientos de Bótox, con los que conseguimos eliminar arruguitas de expresión que aparecen sobre todo en la zona de antifaz (lineas horizontales de frente, verticales en entrecejo y diagonales en patas de gallo).

 

En segundo lugar posicionaría las técnicas en las que se usa el ácido hialurónico. En estos casos logramos aumentar o compensar labios. Corregir volumen en pómulos para rejuvenecer el rostro, tratamos las ojeras, eliminamos arruguitas marcadas y hacemos muchos retoques de nariz.

Cuidarse siempre es una buena opción y si encima tenemos una excusa para hacerlo y muchas ocasiones de lucirnos…¡No es de extrañar que se convierta en el mejor momento del año!

Así que animo a todo el mundo a que se cuide en este final/comienzo del año con buenos hábitos, deporte, comida sana ¿Y por qué no? Complementarlo con algún tratamiento medico-estético para sentirnos radiantes estas Navidades.

Deja una respuesta