Si bien cuidarse la piel durante todo el año es necesario para evitar el envejecimiento prematuro y lucir buen aspecto, tras el verano intensificar estos cuidados es más que recomendable.

El calor, el cloro o el sol, junto con hábitos poco saludables, hacen que la piel esté expuesta a una mayor deshidratación y a un envejecimiento acelerado. Lo observo cada año en la piel de mis pacientes.

Como son frecuentes las consultas diarias en redes sociales sobre manchas nuevas que han aparecido, arrugas acentuadas o piel apagada, he decidido escribir un post en el que recomendar algunos tratamientos:

Peeling facial

El peeling facial es uno de los tratamientos estéticos más demandados, consiste en realizar una exfoliación para mejorar el aspecto del cutis a través de la eliminación de las células muertas, consiguiendo una piel más sana, hidratada y potenciando la luminosidad del rostro.

Conseguimos cerrar los poros, mejorar las manchas, la calidad de la piel, las arrugas, la textura y el tono del rostro.

Existen distintos tipos (el de ácido glicólico, el de ácido salicílico, el de fenol o el de ácido tricloroacético, TRX-T33…) aplicamos un tipo u otro de peeling dependiendo de la necesidad el paciente.

Radiofrecuencia fraccionada

Se trata de una técnica que se emplea para estimular el colágeno de la piel de forma natural, aportando luminosidad, suavizando líneas de expresión y unificando el tono de la piel.

La magia la realiza un manípulo compuesto por microagujas, que se encargan de transmitir ondas hasta la epidermis y provocar la estimulación de colágeno de una forma realmente efectiva, ¡no es un tratamiento doloroso!

Rehidratación con ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia presente de forma natural en tu piel. Su función es ayudar a que esta se mantenga hidratada. Tanto los agentes externos como el paso del tiempo hacen que desaparezca y, como consecuencia, aparecen arrugas y desaparece la hidratación de la piel.

Con este tratamiento se persigue reponer la pérdida de ácido hialurónico para recuperar la turgencia e hidratación de la dermis interna en el escote, la cara o el cuello. La exposición solar reduce la capacidad que una persona tiene de sintetizarlo y al aportarlo se aprecia una mejora en la textura, juventud y luminosidad de la piel.

Toxina botulínica para arrugas de expresión

Otro de los tratamientos más indicados para esta época es la toxina botulínica. Su aplicación genera que tu piel tenga un aspecto más natural y que se relaje la expresión.

Como consecuencia del efecto del sol, es más que probable que se hayan incrementado las arrugas de expresión y este tratamiento también pondrá remedio a ello.