El Botox es “San Botox”

Uno de los acontecimientos más estimulantes y alentadores para cualquier profesional son los avances desarrollados en su sector. Algo que enriquece nuestra experiencia gracias a las nuevas oportunidades que se abren ante nosotros. Un verdadero impulso para continuar creciendo. Es por eso que me entusiasma comunicaros la llegada de dos novedades del bótox a España próximamente; Alluzience del laboratorio Galderma, y K-botox de Croma.

Alluzience de Galderma

Alluzience se incorporará al mercado europeo en dos meses. La formulación líquida de este producto, toxina botulínica tipo A, garantiza una mayor precisión en comparación con las preparaciones de BoNT-A en polvo, además de encontrarse libre de proteínas humanas y de origen animal.

Este tratamiento se ha realizado ya a pacientes que querían mejorar el aspecto de la zona del entrecejo, donde se localizan las líneas glabelares y… ¡los resultados han sido fantásticos! Alluzience es la primera formulación líquida de neuromodulador BoNT-A presentada a nivel europeo.

K-botox de Croma

Croma ha anunciado recientemente también el lanzamiento en Europa de la toxina botulínica conocida como toxina coreana o K-botox, la pieza que faltaba para competir entre los líderes mundiales. El laboratorio suma así su propia toxina botulínica a una gran cartera que contiene una amplia selección de rellenos de AH, hilos de PDO, PRP y otros productos destinados al cuidado de la piel.

¿Cuáles son los beneficios de un tratamiento con toxina botulínica?

Esta técnica se posiciona por excelencia como una de las primeras en devolver juventud a nuestro rostro. El bótox se emplea para tratar las líneas de expresión de nuestro tercio superior (entrecejo, frente y contorno de ojos). Uno de los tratamientos médico estéticos más demandados del momento, que consiste en la infiltración del compuesto a través de microinyecciones en puntos clave.

Esta sustancia actuará relajando los músculos faciales implicados en los movimientos gesticulares voluntarios e involuntarios.

Tras un estudio de valoración en nuestra consulta, procederemos a su aplicación, sin necesidad de anestesia. No nos llevará más de 20 minutos. Los resultados comenzarán a apreciarse a partir del segundo y tercer día, desapareciendo gradualmente las arrugas que nos preocupaban.

Muchos me preguntáis cómo es el efecto de este tratamiento y os inquieta perder vuestra expresividad facial, tranquilos porque el efecto es muy natural y conservaréis vuestra expresividad fácil intacta.