El verano está a la vuelta de la esquina y con él una mayor exposición al sol y calor. Siempre se ha dicho: “Más vale prevenir que curar”. Y cuánta razón lleva este refrán… Si además de aumentar el factor de nuestro protector solar y beber más agua actuamos antes de que llegue esta época del año, nuestra piel lo agradecerá.

Cada año aconsejo a mis pacientes un extra de cuidado durante los meses previos al verano, con tratamientos que estimulen el colágeno y aporten hidratación.

En nuestras clínicas tenemos varios tratamientos que cumplen con la mejora de la piel, pero hoy en concreto quiero hablaros sobre la técnica de infiltración de vitaminas. Se ha convertido en un básico y es uno de los favoritos de nuestros pacientes.

¿En qué consiste?

Se trata de un cóctel compuesto por distintas vitaminas (vitaminas A, B, C, aminoácidos, minerales y ácido hialurónico) que se inyectan en el rostro y escote (normalmente), para dar vida y mejorar el aspecto y el color de la zona.

El paciente siente una piel más tersa e hidratada. ¡Atención! No rellenan; duda que siempre os surge.

Tampoco es molesto, aunque en algunos casos para tranquilidad del paciente empleamos una crema anestésica.

Está indicado en cualquier edad desde que aparecen los primeros síntomas de flacidez. Los resultados son ultra naturales y se produce una mejoría muy notable y rejuvenecimiento de la piel.

Se realizan 3 sesiones (una cada mes), y se recomienda un mantenimiento de una sesión cada 6 meses.

“¿Lo necesito?”

Sabrás si lo necesitas cuando reconozcas los siguientes síntomas:

  • Deshidratación.
  • Pérdida de tonicidad, flexibilidad y densidad cutánea.
  • Sobreexposición solar.

Recomendaciones para una mayor efectividad

Al igual que el resto de tratamientos, las vitaminas dejarán ver mejores resultados si se complementan con buenos hábitos, os dejo algunos (aunque son más que conocidos).

No olvides tu protección solar cada 2 horas durante el período de exposición.
Una vez te hayamos inyectado este cóctel espera al menos 2 horas antes de maquillarte.
Bebe agua abundante, de 1,5 a 2 litros diarios.

Y tú, ¿Te animas a probarlo? Si tienes dudas o necesitas alguna aclaración, recuerda que puedes contactar con nosotros, te informaremos sin compromiso.

¡A por el verano!