950 880 542 - 663 900 044

Adiós facidez…¡Hola juventud!

Adiós facidez…¡Hola juventud!
28 de Febrero de 201928 de Febrero de 2019

Adiós facidez…¡Hola juventud!

¿Has oído hablar en alguna ocasión de la “V” de la juventud? Se conoce como “V” de la juventud a toda la zona del óvalo facial. 

Se dice que observando el óvalo facial de una persona, se puede determinar su edad; ya que en pieles jóvenes es firme, pero conforme va pasando el tiempo la tendencia a la caída es inevitable o….¡No! Su caída es un síntoma claro de paso del tiempo. Hasta hoy día, todo el que quería tratar esta zona recurría al famoso lifting. Un lifting es un tratamiento invasivo, costoso, que requiere pasar por un quirófano y conlleva una recuperación bastante molesta.  Con el avance de la medicina estética, ya no es necesario realizar estos tratamiento tan agresivos para mantener unos rasgos jóvenes y un óvulo bien cuidado. Esto se ha conseguido con la aplicación de hilos tensores.

Con este nuevo tratamiento, se logra no perder la “V” de la juventud, evitando la caída del óvalo. Los resultados son muy muy naturales.

No se produce el efecto visual de piel estirada y lo mejor es que se realiza en consulta sin necesidad de pasar por quirófano. El paciente pasa alrededor de una hora en la clínica y después puede continuar con sus rutina habitual, aunque siempre recomiendo una actividad ligera los días posteriores al tratamiento.  Se recomiendan los hilos tensores para personas de 35/40 años en adelante (dependiendo del estado del paciente). 

Hay dos tipos de hilos:

  • Unos que son inductores de colágeno y están indicados para un rejuvenecimiento en fase inicial de perdida de colágeno.
  • Y luego están los hilos de tracción; estos tienen unas espículas que una vez colocados producen una tracción y son con los que podemos observar un verdadero lifting. Se recomiendan en edades más avanzadas.
Lo hilos espiculados recolocan el tejido facial en su lugar original; las espículas evitan que vuelva a caer. Estos hilos son reabsorvibles.  La duración del hilo en sí es de 8 meses, pero la inducción de colágeno alarga el resultado un año, o año y medio. Lo mejor de este tratamiento es que queda un efecto residual, tanto por la producción de colágeno y como por la fijación de tejido que ha producido el hilo. Esto conlleva que la repetir el tratamiento el resultado es aún mejor.

Podemos decir que este tratamiento tiene un efecto inmediato y a su vez preventivo. 

Por todos estos beneficios, no es de extrañar que la realización del tratamiento de hilos tensores, sea cada vez más frecuente entre mis pacientes. Si quieres más información ya sabes que estamos disponibles para aconsejarte e informarte sin ningún compromiso. 

Buscar

Acepta con tranquilidad las condiciones del servicio y la Política de Privacidad.

ENLACES DE INTERÉS

Suscríbete a la belleza

¡Reciba noticias y soluciones sanas a sus problemas de nuestros expertos!

HAZ TU CONSULTA

Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Haz tu consulta