¿Te averguenzas de las marcas de sudor en tu ropa, o tienes exceso de sudor en las manos y los pies?

La hiperhidrosis es un exceso de sudoración que se localiza generalmente en axilas, palmas de las manos y plantas de los pies.

La toxina botulínica, es la única solución no quirúrgica para eliminar el exceso de actividad de las glándulas sudoríparas de manera temporal reduciendo significativamente el sudor.

Tras realizar una exhaustiva historia clínica para determinar si está o no indicado el tratamiento con Botox, se realiza un “test de sudor” para delimitar la zona de sudoración.

Entonces, mediante microinyecciones con agujas muy finas se administran pequeñas dosis de toxina botulínica en la zona definida.

La duración es de 4 a 6 meses pero en la mayoría de los casos, los pacientes suelen realizarse este tratamiento una vez al año, cuando empieza el calor (desde junio) y el efecto les dura todo el verano, para volver a repetirlo de nuevo cuando vuelve el calor.

Para aquellos casos más severos, el tratamiento se puede repetir incluso tres veces al año.

Se ha demostrado científicamente que cerca del 90% de los pacientes después de una única sesión suda mucho menos o nada.

Preguntas Frecuentes

¿Es doloroso?

Es un tratamiento que no requiere anestesia. Las agujas que se utilizan son muy finas y el tratamiento es prácticamente indoloro.

¿Cuánto dura?

La disminución del sudor empieza a notarse al cabo de tres o cinco días de manera progresiva.

¿Tiene efectos secundarios?

No tiene ningún efecto secundario.

1ª Consulta médica gratuita

En consulta o videollamada

Financiación inmediata