¿Cuando te miras al espejo notas que tu rostro ha perdido la alegría que tenía antes?

Una de las mejores técnicas para devolver la vida al rostro, consiste en tratar la zona del pómulo.

Con el paso del tiempo, el tercio medio pierde el soporte, es decir, disminuye la grasa de la zona y se va produciendo una reabsorción ósea, que hace de soporte a la zona del tercio medio evitando que caiga, lo que provoca la pérdida del sostén y como consecuencia, disminuye el volumen y cae el pómulo.

Primero, evaluamos los rasgos generales y los volúmenes del rostro del paciente; posteriormente, pasamos a realizar las infiltraciones de ácido hialurónico en los puntos de sostén estratégicos que reactivarán la musculatura de forma inmediata.

El paciente no pasa en consulta más de 30 minutos y desde que sale de consulta puede continuar con su rutina diaria con total normalidad.

Es asombroso ver cómo con solo reponer el tercio medio del rostro se consigue un efecto de levantamiento de toda la cara devolviendo la “V” al óvalo facial, que caracteriza los rostros jóvenes.

Este tratamiento se recomienda en el momento en que una persona se mira al espejo y tiene la sensación de que su rostro ha perdido la alegría.

Preguntas Frecuentes

¿Es doloroso?

El procedimiento es sencillo y nada doloroso, ya que aplicamos anestesia para que el paciente no sienta molestia.

¿Cuánto dura?

La duración de este tratamiento es aproximadamente de año y medio.

¿Tiene efectos secundarios?

Es muy raro que se inflame y que aparezcan hematomas. Lo normal es que el paciente siga con su vida normal tras salir de la clínica.

1ª Consulta médica gratuita

En consulta o videollamada

Financiación inmediata