¿Te gustaría devolver la firmeza a tu rostro?

Con el paso de los años el rostro pierde su firmeza debido a la pérdida de colágeno que se produce. Para estimular el colágeno y devolver firmeza y tersura al rostro uno de los tratamientos que mejor resultados ofrece son los hilos tensores.

Existen dos tipos de hilos:

  • Inductores de colágeno: indicados para un rejuvenecimiento en fase inicial de pérdida de colágeno.
  • Hilos espiculados: tienen unas espículas que una vez colocados producen una tracción de la piel y además de lograr la producción de colágeno, conseguimos un efecto lifting inmediato. Estos los recomendamos en edades más avanzadas.

Los hilos tardamos en colocarlos unos 30 minutos aproximadamente y tras la aplicación recomendamos una actividad ligera los días posteriores al tratamiento.

La cualidad más destacada de los hilos es que proporcionan un efecto residual, tanto por la producción de colágeno, como por la fijación de tejido que ha producido el hilo. Esto conlleva que al repetir el tratamiento el resultado sea aún mejor.

Esta técnica está especialmente indicada a partir de los 35/45 años cuando aparezcan signos de flacidez.

“Los hilos tensores tienen un efecto inmediato muy natural a la vez que preventivo”

Preguntas Frecuentes

¿Es doloroso?

Para introducir los hilos tensores se inyecta anestesia previamente, por lo que el paciente solo percibe una ligera molestia, en ningún momento siente dolor.

¿Cuánto dura?

Estos hilos son reabsorbibles y los resultados duran 1 año, pero cada vez que se repite el tratamiento conseguimos que se alargue más la duración.

¿Tiene efectos secundarios?

Es recomendable reservar algunos días para hacer este tratamiento ya que puede salir algún hematoma y es frecuente que los primeros días se pueda notar ciertas retracciones en la piel que van desapareciendo solas.

1ª Consulta médica gratuita

En consulta o videollamada

Financiación inmediata